Source navigation:
Piece navigation:


El toro de San Juan

Text incipit: 
[Descripción de costumbres]
Music incipit: 
[Descripción de costumbres]
Source: 
Piece ID: 
C32-220
Language: 
Español/Spanish
Location (official): 
Remarks: 

Bonifacio Gil anotó: "Contaban los viejos de la ciudad, según noticias que oyeron a sus abuelos, que antiguamente era costumbre en Coria sacrificar el día de San Juan (cada año) a un mozo, previo solemne sorteo entre los de la localidad, el cual era lidiado no más ni menos como los toros actuales.
Hubo un año que correspondió el sacrificio al hijo de una poderosísima viuda, quien para salvar a su vástago de la brutal 'diversión' ofreció al pueblo una dehesa de su propiedad para que con sus productor se lidiara un toro en tan celebrado día. Aceptó el pueblo y pasó la finca a poder del Ayuntamiento. Desde entonces se encarga el Municipio de la organización de la fiesta y de proporcionar toro.
Según el comunicante, no ha presenciado la fiesta desde 1903 y que según noticias de sus paisanos no ha variado mucho desde el citado año. Por tanto la referencia se contrae al año citado.
Sobre las cuatro de la tarde se cierran con medias - puertas de madera las calles que parten de la plaza, quedando ésta convertida en casa taurina. Está situado el toril en el breve espacio que media entre el Ayuntamiento y la parroquia de Santiago.
A la puerta de salida se colocan dos largas filas de mozos, provistos de una chata banderilla arqueada de flores, regalo de sus novias. Dan la salida al toro que es materialmente acribillado por la doble fila moceril.
Ya el bicho en la plaza, se le torea como cada uno pueda y como suelen torearlo los indígenas en todos los pueblos.
Cuando al Presidente de la Junta de defensa del toro de San Juan le parece oportuno, después de un par de horas de lidia, ordena sean cerradas las cuatro portonas que tiene la ciudad en sus murallas, e inmediatamente dispone se abran las medias puertas que cierran la plaza, por lo que el toro se lanza a correr por las calles buscando la libertad del campo. Las gentes van detrás del animal, aun a riesgo de las sorpresas de dar de cara con él a la vuelta de una esquina.
No son sólo los hombres los que corren por todas partes en busca del animal, sino que también se ven numerosas mujeres (hasta con los hijos en brazos algunas), corriendo y corriendo detrás de aquél. Y es a la vez pintoresca y escalofriante cuando de pronto el bicho se vuelve a desandar lo andado, sin dar tiempo a que el gentío se guarezca en los portales de las casas. Entonces, unos se arrojan al suelo, otros se aprietan a las paredes, otros se amontonan en las puertas queriendo entrar... En fin, que por verdadero milagro, y también por el lastimoso estado en que se encuentra el torazo (pues suelen escogerse bichos de bravura y peso, verdaderos gigantes) no suceden catástrofes verdaderas.
Cerca del anochecer da el Presidente aviso de muerte, y a estoque (cuando aficionado capaz de ello) y muchas veces a tiros, acaban con el pobre astado".

Submission’s author: 

How to cite

Anna Sánchez Carafí, "El toro de San Juan", Fondo de Música Tradicional IMF-CSIC, ed. E. Ros-Fábregas (accession date: 14 Apr 2021), https://musicatradicional.eu/piece/22766