Informant >

Vivó i Parpal, Josep (1725-1791)

Data en què es va interpretar/gravar la peça: 
s. XVIII
Professió: 
Herrero
Home/Dona: 
Home
Missions / Concursos: 
Observacions: 

Andrés Bosch i Anglada incorporó la siguiente información biográfica y anecdótica de este informante en el cuaderno primero del C41, alternándola con textos de glosas:

"El rey de los glosadors menorquines, seguramente un verdadero poeta popular, fué Mestre Josep Vivó, natural de Ciutadella de Menorca.
Vivió en dicha ciudad y su oficio fué el de herrero, muriendo a fines del siglo XVIII.
Siendo de cierta edad y teniendo seis hijo, quedó paraítico y temblón. Como consecuencia tuvo que abandonar su oficio y quedó sumido en la miseria, debiendo implorar la caridad pública. Esto agusó [sic], si cabia, su ingenio y sirviose de él para mover las voluntades ajenas, la compasión y para que le atendieran en sus necesidades.
Era un repentista de primera clase y lo mejor que se conoce de Mestre josep Vivó son sus agudas contestaciones e improvisaciones.
Su recto sentido de las cosas, unido a la amargura de su desgracia, pone un cierto mesimismo en sus glosa y cierta mordacidad en sus contestaciones. Puede decisrse, en este sentido, que su ingenio fué su enemigo, pues sus agrias respuestas a los señores, le enajenaban la voluntad de quienes podian protegerle [sic].
Citaremos algunas de sus glosas para dar una idea de su ingenio.
Cada año acudia al lavatorio de los pies que efectúa el Sr. Obispo, en la Catedral de Ciudadela, a doce pobres, que reciben el nombre de Apóstols. Al final de la ceremonia se les da cierta cantidad como subsidio, y acuden aquel dia a una comida en el palacio episcopal. Un año, Mestre Josep Vivó habia pedido una chaqueta (un sau) para remediar su indigencia. Después de haber comido opiparamente le pidieron que hiciera una glosa. Y él la hizo:
    Es Dijous Sant de la Cena / Crist sacrificà un anyell [...] (ver C41-01).
En cierta ocasión paseaban unos novicios con su maestro y habiendo acertado a pasar Mestre Josep Vivó le detuvieron, diciéndole:
- Este es nuestro nuevo Maestro que hace poco ha llegado de Barcelona. Háganos Vd. una glosa para que le conozca. El respondió:
    ¿Mestre nou de Barcelona / ha vingut per ensenyá [...] (ver C41-02)
El dia que, estando ya tembloroso, vió aumentada su familia y con ello sus preocupaciones, llegóse a pedir a una finca esta glosa:
     L'amo, Deu mos do bon dia. / M'haureu d'afegí an es troç, [...] (ver C41-03)
Cierto dia, un señorito le dijo, imitando sus glosas:
     Escoltau, Mestre Vivó: / Una mercé m'hau de fe [...] (ver C41-04)
El maestro, sin tutibear, respondió:
     Per un doblé sols no val / qu'es demostri pagadó; [...] (ver C41-05)
Para dar una idea sus inventivas contra los señores, citaremos una glosa que dió como contestación a unos señoritos que le invitaron a hacerla:
     Els capvespres amb la fresca / vostés van a pasetjá,  [...] (ver C41-06)
Un dia, estando Mestre Josep Vivó ausente, se presentó en su casa cierto mallorquín. Salió a recibirle la hija Paula y el visitante dijo:
     - ¿Vos que serieu sa fia / de Mestre Josep Vivó [...] (ver C41-07)
Y Paula, digna hija de tal padre, contestó:
    -  Si, jo som sa seva fia /  i al defensaré si pert; [...] (ver C41-08)
Para que el lector complete la visión de los achaques de Vivó pondremos la siguiente glosa y luego la colección o escuadró de lo que hizo cuando empezó a temblar, con la preocupación de alimentar a si y a los suyos:
    Un homo a vuitanta anys / ja ha acabat s'alegria [...] (ver C41-09)"

Autor/a de l’entrada: 

Com citar

Jordi Orell Villalonga, "Vivó i Parpal, Josep (1725-1791)", Fondo de Música Tradicional IMF-CSIC, ed. E. Ros-Fábregas (data d’accés: 03 Mar 2021), https://musicatradicional.eu/ca/informant/33403